Estrategias para el pequeño comercio


El pequeño comercio atraviesa una situación delicada por la presión de las grandes superficies, el comercio electrónico y la incidencia de la crisis. En este artículo planteamos 10 estrategias de futuro para su supervivencia basadas en las nuevas tecnologías, la calidad de servicio, la fidelización, la innovación y la cooperación empresarial.

Si el pequeño comercio ya tenía un futuro complicado debido a la fuerte presión de las grandes superficies y centros comerciales así como a la amenaza creciente del comercio electrónico, la crisis ha golpeado con fuerza a este sector, con el consiguiente impacto tanto en las ventas como en el empleo.

Las estadísticas de consumo en el pequeño comercio del INE así lo atestiguan, con años sucesivos de continuas caídas hasta que por fin en 2015 y 2016 parece se ha iniciado una leve recuperación en las ventas del comercio minorista que esperamos se mantenga en 2017.

Hemos recogido en este artículo 12 recomendaciones estratégicas para el pequeño comercio basadas en las oportunidades que ofrece la transformación digital y en las buenas prácticas de las grandes superficies, los centros comerciales y numerosos pequeños comercios que ya han sabido adaptarse. Es necesario innovar en el sector retail para subsistir y/o crecer, no vale con seguir haciendo las cosas como siempre, cada autónomo y cada pyme en función de sus características deberá valorar cuales de estas recomendaciones son las más adecuadas para su negocio y reflexionar sobre la forma de adaptarlas.

1. Buena presencia online

Hay que estar dónde están tus clientes, así que es indispensble disponer al menos de una web atractiva, sencilla, con un diseño actual y responsive, que permita que la web se visualice bien de manera automática en todo tipo de dispositivos (móviles, tablets, ordenadores).  La web de un comercio es la base para poder utilizar las nuevas técnicas de marketing online y para conseguir la omnicanalidad de tu negocio (integración del canal offline, es decir, la tienda física, con los diversos canales online).

Después deberás acompañarla de presencia en al menos una o dos redes sociales (Facebook e Instagram son las que en estos momentos están teniendo más relevancia en el sector comercio, twitter una alternativa) y del alta en Google My Business, lo que te permitirá aparecer en el plano de google maps y en los primeros resultados de búsqueda en Google, indicando tus horarios comerciales, tus datos de contacto, enlace a tu web e incluyendo fotografías del establecimiento y recogiendo opiniones de clientes que refuercen tu reputación online. 

2. E-commerce para el especialista

Una tienda virtual puede ser una buena opción a incluir en tu web si tu comercio está especializado en algún producto concreto y muy bien posicionado en su segmento de mercado. Ello te permitiría llegar a clientes de otros barrios, ciudades y países y también reforzar la relación con  tus clientes actuales, a los que ofrecerás un mejor servicio. Además ahora hay soluciones bastante asequibles. No olvides que el comercio electrónico está todavía empezando, trata de imaginar hasta dónde puede llegar en 5 o 10 años. Y no olvides que la competencia puede ser muy dura y que para lograr posicionar en Google puede ser necesaria una considerable inversión en marketing.

3. Marketing online para el comercio

En paralelo a la creación de tu web y tu tienda online deberás impulsar las acciones de marketing online que te permitan alcanzar la vibilidad y autoridad necesaria para conseguir tráfico primero y conversiones en ventas después. Deberas combinar acciones de posicionamiento SEO, posicionamiento SEM (Google Adwords y FB Ads sobre todo), social media, inbound marketing, emailing. La creación de contenidos y en especial de videos deben jugan un papel importante en dicha estrategia. Impulsar tu reputación recabando comentarios positivos de tus clientes o la colaboración con influencers son otras vías que debes considerar.

4Fideliza a tu cliente

A los sistemas tradicionales (trato personalizado, facilidades de pago) puedes añadir algunas novedades que te ofrecen las nuevas tecnologías y las técnicas de marketing online a precios asequibles para cualquier comerciante: difusión de contenidos y ofertas mediante redes sociales y campañas de emailing mediante boletines y newsletters online. O las tarjetas de fidelización y de puntos por compras, al estilo de las de las gasolineras y de ciertos grandes almacenes especializados. Sin olvidar las posibilidades que ofrecen los mensajes sms. WhatsApp hoy todavía no se puede utilizar para campañas comerciales. 

En cuanto a los cupones descuento online ofrecidos en el móvil, aunque todavía no se ha generalizado su utilización, su integración con los sistemas de georeferenciación de  los teléfonos móviles es una realidad y sigue presentando un gran potencial de crecimiento en los próximos años.

5. Moderniza tus sistemas de gestión

Como primer paso es necesario gestionar tu comercio con un software de terminal de punto de venta (TPV) que te permita ofrecer un sistema ágil de atención al cliente además de optimizar la gestión de stocks y pedidos y el control de márgenes y precios. Pero el siguiente paso, sobre todo si te aventuras con una tienda de comercio electrónico o tienes varios establceimientos, puede ser implantar un software avanzado de gestión (ERP).

6. Utiliza precios gancho

Compite con las mismas armas de las grandes superficies, unos pocos productos a precios muy atractivos para atraer a los clientes. Estamos en época de crisis, con lo que la gente presta más importancia al precio y como parece que la recuperación va para largo debes tratar de adaptarte. Ser un comercio de proximidad no basta para que el cliente asuma determinados sobreprecios.



7. Ofrece un plus de entretenimiento

Debido a la influencia de las grandes superficies y centros comerciales, para mucha gente salir de compras se ha convertido en una experiencia que combina el consumo con el ocio. Plantéate por tanto la posibilidad de introducir algún elemento de entretenimiento como concursos, degustaciones de producto, tertulias con café o sorteos. Y si los niños se ven involucrados, mejor.

8. Excelencia en la atención al cliente

Sin duda, una de las principales ventajas competitivas del pequeño comercio ya que la gente aprecia la cercanía y los buenos consejos. Así que esmérate al máximo para ganarte el aprecio de tus clientes por tu trato atento, personalizado y lleno de profesionalidad. ¿Realmente lo haces bien? Si nunca has recibido formación al respecto, te recomendamos que hagas algún pequeño curso especializado, te ayudará a reflexionar sobre tu manera de trabajar y a adaptarte a las nuevas tendencias.

9. Calidad de servicio

Duele reconocerlo pero en ocasiones hay que empezar por lo más básico, la limpieza y la decoración, puede que baste con una manita de pintura y unos pocos detalles para modernizar la imagen del establceimiento. Analiza todos aquellos aspectos que siendo aparentemente secundarios, influyen en la experiencia de compra, como por ejemplo el reparto a domicilio. ¿Has valorado la posibilidad de ofrecer éste u otros servicios complementarios aunque sea cobrando por ellos? Y no olvides optimizar la distribución de los productos en tu tienda y tus escaparates aplicando las últimas técnicas del visual merchandising.

10. Especialización e Innovación en producto y servicio

No todo está inventado, se trata de introducir algún matiz, alguna mejora o novedad diferenciadora. ¿has pensado si puedes fabricar el producto que le compras a otro? ¿O si al menos puedes cambiar de proveedores para acceder a productos novedosos en tu mercado, más competitivos o que te reporten un margen más atractivo? Plantéate además la posibilidad de especializarte en algún tipo de producto o perfil de cliente.

11. La unión hace la fuerza

Hay diversas posibilidades de cooperación empresarial en función del perfil del negocio, desde participar activamente en la asociación de comerciantes y/o en el centro comercial abierto de tu zona, a convertirte en franquicia para tener el apoyo de un grupo franquiciador o incluso asociarte o promover grupos de compra con otros comerciantes en tu misma situación. Y como último recurso debes valorar la posibilidad de trasladarte a un centro o calle comercial junto a una gran superficie, si no puedes más que ellos, únete a ellos.

12. Big Data aplicado al pequeño comercio

Los grandes bancos han lanzado en el último año soluciones de business intelligence como Commerce 360 que en base a la información recogida de los clientes que pagan con tarjeta, te facilitan información de gran utilidad para tu estudio de mercado y toma de decisiones de marketing: perfiles y segmentos de clientes en base a sus comportamientos de compra, precios medios de la competencia de la zona y comparativa con los tuyos. Un tipo de herramienta que supone un salto cualitativo en la información que manejan los pequeños comercios.

Artículo actualizado el 21/3/2017 y escrito por Javier Santos Pascualena


Guardar

Guardar

Comments:0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *